Joya: SISTEMAS ECOLÓGICOS

 

Residir durante una semana en Los Gázquez, el hogar de Joya: arte + ecología, compensará las emisiones de dióxido de carbono generadas por un vuelo en Europa. Cuanto más tiempo pase en la residencia, menores serán sus emisiones de carbono a la atmósfera.

En comparación con un edificio convencional de un tamaño similar al de nuestra residencia, dentro de la misma zona climática en cualquier parte del mundo, nuestra residencia presenta un 98% de neutralidad en carbono.

En Los Gázquez también se recicla todo.

Y se hace de la siguiente manera:

El cortijo Los Gázquez no es dependiente de red, o dicho de otra forma, es independiente de los sistemas de electricidad, agua y alcantarillado que están conectados a todas las casas y edificios modernos. El cortijo está diseñado para centrarse en una vida sostenible y también usa sistemas activos y pasivos de producción de energía.

La electricidad se genera a partir de una combinación de paneles fotovoltaicos y generadores eólicos. La energía obtenida se almacena en baterías y se utiliza para iluminar el cortijo.

Los paneles solares generan la energía necesaria para proporcionar el agua caliente durante el 70 por ciento del año. El 30% restante se proporciona a partir de la combustión de biomasa para calentar el agua para las duchas y el suelo radiante. La biomasa se recoge de nuestra propia tierra y es resultado de la silvicultura sostenible de los alrededores.

El agua se recoge del tejado y se almacena en un aljibe de 60,000 litros. Posteriormente, esta se filtra y se utiliza para el cortijo.

También contamos con dos sistemas para reciclar las aguas residuales.

Un sistema de aguas grises recoge el agua residual de los lavabos, duchas y el lavavajillas (tan sólo utilizamos detergentes ecológicos) y la transporta hasta un humedal gigantesco donde cultivamos Arundo donax. Esta agua se utiliza para el cañaveral y como resultado, las cañas se usan como material para el jardín o bien para proporcionar sombra alrededor del cortijo.

El sistema de drenaje de aguas negras recoge el material directamente de los retretes y lo lleva a una fosa séptica. Pero eso no es todo. Desde aquí se conduce el material líquido hasta dos humedales de flujo vertical aerobio alternante donde hay plantadas Phragmites australis. Este tipo de carrizal ha colonizado el planeta creciendo en las zonas más malolientes y es excelente a la hora de acabar con las bacterias. La tercera parte de este sistema recoge las bacterias muertas como una forma de filtro. El último humedal es anaerobio. Dicho humedal utiliza combinaciones particulares de plantas, tierra, bacterias, sustratos y sistemas de flujos hídricos para optimizar los procesos físicos, químicos y microbiológicos que están presentes de forma natural en la zona de la raíz de las plantas para hacer este lugar un 98% puro.

final waste system.jpg